sábado, 31 de diciembre de 2016

¡Feliz Año Nuevo!

¡Feliz Año Nuevo! Un saludo tan habitual cuando empieza el nuevo año. Lo compartimos con seres queridos, familia, amigos. Lo anhelamos. Lo deseamos. ¿Lo planeamos? ¿Lo encomendamos en las manos de un Dios que tiene para nosotras planes de bienestar y no de calamidad, para darnos un futuro y una esperanza?






Dentro de pocas horas empieza un año nuevo. Una oportunidad para repensar como vivir el año que comienza. Para planearlo. Para vivirlo de manera intencional. Para aprovechar bien el tiempo.

"Los planes bien pensados: ¡pura ganancia! Los planes apresurados: ¡puro fracaso!" Proverbios 21:5
(NVI)


Me gusta tomarme un tiempo al principio de cada año para evaluar el año que se va y planificar el que comienza. Evaluar los ritmos de vida. Los que fueron buenos, afirmarlos. Lo que no sirvió, descartarlo.

¡Qué bueno que comenzamos el año durante las vacaciones! Se hace más fácil separar un tiempo para planificar. Se de algunas mujeres que se toman un tiempo de retiro para hacer esto. El que pueden. En el lugar que pueden. Quizás una mañana en algún lugar tranquilo, quizás un día entero donde dejan a los chicos al cuidado de sus esposos, quizás una escapada de fin de semana. Yo suelo hacer esta planificación en mi lugar favorito: mi casa.

Algunas cosas que suelo evaluar:

¿Cómo viví el año? ¿Estuve alegre y relajada? ¿Amorosa y servicial? ¿Abierta a escuchar y a dar? ¿Estresada y tensa? ¿A las corridas? ¿Tendí a la impaciencia y el enojo fácil?
¿Cómo lo vivió mi esposo? ¿Cómo lo vivieron mis hijos?
¿Qué clima se vivió en nuestro hogar? ¿El Reino de Dios, su gobierno, fue palpable en nuestro hogar? ¿Se hizo Su voluntad en casa o la nuestra? ¿Nos pudimos relacionar bien con Dios? ¿Entre nosotros? ¿Con otros?
¿Fue un año fructífero? ¿Productivo? ¿Crecimos en parecernos más a Jesús? ¿Fuimos más amorosos? ¿Más serviciales? ¿Más humildes?
Como educamos en casa nos toca evaluar lo académico también. ¿Cómo fue el proceso de aprendizaje para los chicos? ¿Funcionaron los ritmos de la casa? ¿Las rutinas? ¿El material que usamos les fue interesante? ¿Desafiante? Las actividades extracurriculares, ¿cumplieron las expectativas? Etc. Etc.
Por supuesto que cada una evaluará cosas particulares de su vida personal, familiar, laboral, de vida de iglesia, etc.

Me gusta separar un tiempo compartir lo evaluado con Cristian, mi esposo. Recibir su punto de vista y a escuchar su visión y misión para nuestra familia en el año entrante. 

Me gusta revisar los causales de lo evaluado, el porqué. Por ejemplo, si corrí mucho ver, ¿Qué fue lo que me hizo correr? ¿Que actividades me llevaron a eso?

A la luz de esta evaluación, y habiendo escuchado la guía de Cristian, es que empiezo a bosquejar un plan para el año entrante. Busco priorizar esos ritmos que me permitan estar descansada, tener tiempo para buscar al Señor y encomendar cada día a El, tiempo para hacer de mi casa un hogar. Un lugar donde la oración "Venga tu Reino, hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo" se haga realidad. Jesús, en Juan 15, nos dice que permanezcamos en El, en su amor. Es la forma de dar fruto. ¡Jesús tiene el mejor de los consejos para que tengamos un feliz año! Es el secreto para tener un verdadero feliz año. "Les he dicho esto (sugiero leer Juan 15) para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa." Juan 15:11

"Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande que dar la vida por sus amigos." Juan 15:12-13. Dar la vida muchas veces se traduce en dar nuestro tiempo. Se torna necesario priorizar las relaciones en lugar de las actividades. A veces eso requiere dejar cosas que parecen buenas en pos de otras mejores.

El 2016 fue un año especial. En el comienzo del mismo, sin haberlo planeado, me enteré de que estaba embarazada. ¿¡No es paradójico?!... No tanto... Proverbios 16:1 nos recuerda, "El hombre propone y Dios dispone". Tuvimos que "recalcular". Ya habíamos anotado a los chicos para sus actividades extracurriculares: música y deporte. Eso requería que saliera de casa unas diez veces en la semana. Decidimos no hacerlo durante este año. ¿Fue bueno? ¡Yo creo que sí! Anotamos a los chicos para tomar clases de piano on-line. Los chicos quizá no progresaron tanto en sus talentos musicales... En cuanto a deporte doy gracias a Dios por la ayuda de amigas que me ayudaron a llevarlos y traerlos de sus actividades. Pero esta decisión de dejar ir algo, resultó en una mamá más descansada, más tranquila, más alegre. Los chicos disfrutaron sus tardes libres también. Pudimos estar más tiempo juntos. Desarrollar otras habilidades. Y retomarán música, Dios mediante, en el 2017.

Al planear el año siempre es sabio saber que Dios es soberano. Saber que nuestros planes siempre están sujetos a los Suyos. Entonces con mucha humildad, encomendar al Señor el nuevo año.

Muchas veces el año nos sorprende con cosas muy difíciles. Para no tener expectativas irealistas sepamos que Jesús nos recordó, "En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo." Juan 16:33. Si pasamos por pruebas difíciles en el 2017, aflicciones, enfermedades, lo que fuera, que el año nos encuentre en Cristo. Que sea en El, y no en las circunstancias, donde hallemos el verdadero gozo.

Que este 2017 nos encuentre en el amor de Jesús, haciendo Su voluntad, que es buena, agradable y perfecta. Que venga a nosotros Su Reino y se haga Su voluntad en la tierra, comenzando por nuestros hogares, así como en el cielo. Y que con amor, esperemos su pronta venida. Amén.




4 comentarios:

  1. Gracias Silvi! Hermosa reflexión para comenzar el año! Un beso grande para toda la familia! Los extraño mucho! Noe Curti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noe! Muchas gracias. Les mandamos un fuerte abrazo. También los extrañamos.

      Eliminar
  2. Gracias Silvi! Qué bueno lo que compartis! Me alegro que hayas retomado el blog! Me siento muy identificada y de acuerdo con todo lo que decís! Vamos adelante de su mano en este 2017!!

    ResponderEliminar