jueves, 1 de diciembre de 2016

Adviento: Ideas de Actividades para hacer en familia

Cada día del mes de diciembre hacemos alguna actividad relacionada con la Navidad. Mi amiga Jacqui me regaló unas bolsitas, que abrimos cada mañana, en donde encontramos algo para leer de la Palabra de Dios y algo para hacer en familia. Comparto algunas ideas:

1. Decoramos la casa.
“Preparen el camino del Señor.” Lucas 3:4 Así solemos empezar el tiempo de adviento, de preparación. Mientras armamos el arbolito y decoramos nuestro hogar para La Navidad, preparamos también nuestro corazón para recibir al Salvador. ¡Trabajamos en equipo para preparar la casa!

2. Búsqueda Nocturna. 
"Esa luz verdadera, la que alumbra a todo ser humano, venia a este mundo." Juan 1:9. Escondemos en el jardín o en la casa distintos objetos para que los chicos encuentren usando una linterna en medio de la oscuridad.

3. Recordamos la fidelidad de Dios.
Recordardamos navidades anteriores mirando fotos y videos.

4. Elegimos una historia navideña para leer juntos. 

5. Búsqueda del tesoro. A Jesús lo vinieron a buscar de muchos lugares todo tipo de personas. Antes de empezar la búsqueda, los chicos nos pueden contar quienes lo buscaron y lo encontraron en la Navidad. Que bueno saber que si buscamos a Dios, nuestro tesoro más valioso, El promete que lo vamos a encontrar. Usando pistas escondemos distintos componentes del pesebre, el final es Jesús. Repasamos la historia de la Navidad.

6. Servimos a alguien dentro o fuera de casa. 
Jesús vino a la tierra para servirnos, hoy vamos a ver cómo podemos servir a los demás.

7. Preparamos la representación de la historia de la Navidad con amigos.
Leemos y practicamos. Preparamos los trajes.

8. Alabamos a Dios cantando canciones navideñas.
Nos gusta aprender canciones nuevas cada año y solemos cantar en el living iluminado por las luces navideñas. 

9. Pizza Navideña.
Preparamos pizzas con forma de árbol de navidad, estrella, campana, etc. Las decoramos con tomates, aceitunas y demás. ¡a trabajar! Aprovechamos a compartir esta cena con amigos.

10. ¡Noche de camping! ¡Los pastores estaban afuera cuando el cielo se abrió y los ángeles les anunciaron las buenas noticias! ¿Qué mejor lugar para pasar una noche de adviento que al aire libre contemplando la creación de Dios? 

11. Preparamos Pan Dulce o Stollen.
Podemos hacer uno con chocolate en lugar de pasas de uvas para los chicos y el clásico para que sus papas disfruten, o varios chiquitos para compartir.

12. Hacemos velas para regalar.
 “Yo soy la luz del mundo”, dijo Jesús. Hoy vamos a hacer una manualidad con velas. Que no nos falte la luz de Jesús en estas fiestas.

13. Música para compartir. Aprendemos a tocar y/o cantar una canción navideña para compartir en el hogar de ancianos, o con la familia.

14. Origami. Escuchamos una pequeña historia y nos predisponemos a preparar una manualidad para regalar.

15. Tarjetas Navideñas. Pensamos en nuestra familia y amigos. Les prepararamos con amor una linda tarjeta para mandarles. Puede ser por correo o por email. Puede ser un mensaje grabado o una foto.

16. Representación de la Navidad.
A los chicos les gusta actuar. Es una oportunidad más para repasar la historia de la Navidad y compartila con quienes no la conocen. 

17. ¡Mazapán! Mmm… ¿a quién le gusta? A muchos papás les encanta. Mientras lo preparamos con amor, no dejemos de darle a Dios por un papá tan especial. ¡Este regalo le va a gustar!

18. Manualidad con corchos.  Mientras trabajamos compartimos una reflexión para esta navidad…

19. ¡Cocinamos galletitas navideñas! Preparamos unas galletitas navideñas para compartir. Solemos innovamos alguna receta…

20. ¡A decorar! Decoraremos las galletitas con mucho amor y esmero.

21. ¡A empaquetar! Hoy vamos a preparar los paquetes con creatividad para poner las galletitas. Aprovechamos para personalizar los paquetitos con algún mensaje de amor para quién lo reciba.

22. ¡A repartir! Pensamos a quien puso Dios en nuestro corazón mientras preparábamos las galletitas, las decorábamos y las empaquetábamos. Visitamos vecinos y amigos para repartir las galletitas.

23. ¡Brownies Navideños! ¡Estos han sido un éxito que van en camino a ser otro clásico de la Navidad! Hacemos los brownies, los cortamos, les ponemos un poco de crema chantillí y una frutilla invertida.

24. ¡Nochebuena! Un día especial para trabajar todos juntos para hacer de esta una noche memorable… ¡mucho para hacer! ¿Les parece hacerle a Jesús una torta de cumpleaños?

Hay muchas ideas más como sacar una foto familiar, memorizar y recitar algún pasaje bíblico, mirar alguna película navideña comiendo pochoclo, preparar una caja con regalos para chicos más necesitados, etc, etc.
Estas son solo algunas ideas para inspirarte a generar las propias para compartir en familia durante el tiempo del Adviento.

¡No dejes de compartir otras!

Tiempo de Adviento

Desde hace ya varios años nos gusta disfrutar del mes de diciembre alrededor del Adviento. Un tiempo de preparar nuestros corazones para la Navidad, el tiempo en que recordamos un momento único: la venida de nuestro Señor Jesús a este mundo.

En este último tiempo, nos ha sido muy significativo el paralelismo entre esperar la Navidad y esperar la segunda venida del Señor. Jesús prometió volver y en todo el Nuevo Testamento vemos incontables recordatorios de Su segunda venida. Este tiempo de Adviento, es una oportunidad para revivir como vino Jesús por primera vez y anticipar Su pronto regreso. ¡Buscamos con amor esperar Su venida!

Es un tiempo de buscar más de Dios, de estar cerca de El y de recobrar el verdadero sentido de este tiempo. El libro de mi amiga Fanny explica esto en detalle. ¡Lo recomiendo! Lo pueden encontrar aquí: Adviento...donde empieza el camino

Una vez terminadas las clases y comenzado el verano, es un tiempo único para generar recuerdos familiares inolvidables. Nos gusta hacer actividades juntos enfocándonos en los demás. La mayoría de las cosas que hacemos, nos permiten recordar alguna enseñanza de Jesús. En la próxima entrada compartiré algunas de las actividades que hemos disfrutado a lo largo de los años.

Es un tiempo especial que nos permite salir de nosotros mismos y pensar en otros. Nos abre oportunidades de compartir el amor de Dios con vecinos, amigos, familia, etc.

Lo más maravilloso de este tiempo es recordar que Dios dejó toda su gloria para venir humildemente a acercarse, a servirnos, a amarnos, a dar Su vida por nosotros. ¿Cómo no detenernos a recordar esto?

¡Que como familias sepamos recuperar las fiestas y tradiciones que nos acercan a Dios! Y que al esperar la Navidad, nos despertemos para vivir cada día esperando el regreso glorioso de Jesús.





miércoles, 16 de enero de 2013

Tiempo de descanso

¡Cómo me gusta el verano!

Tomarnos un descanso de la rutina del año nos es necesario tanto a nosotros, los padres, como a nuestros hijos. Para mí se traduce en cambiar la rutina. Si bien solemos tomarnos unos días para estar en Córdoba, es el tiempo de descanso en casa el que valoro tanto.
Es una oportunidad para disfrutar estar con los chicos de otra manera, compartir risas, juegos, salidas, comidas, amigos. De hecho el descanso es un buen tiempo para conectarnos de corazón a corazón con nuestros hijos. Tener tiempo de escucharlos, de conocerlos, de verlos interactuar con otros.

Me sorprende ver como Dios instala en nuestras vidas el concepto de reposo. Un día de reposo, un año sabático cada siete. Jesús mismo nos invita: ¨Vengan a mí todos los que están cansados y cargados y Yo los haré descansar.¨  en todo momento! Interesante ver como el descanso radica en reconectarnos con la fuente de vida y amor en nuestras vidas.


Qué lindo que podamos invitar a descansar a nuestros hijos en una renovada relación con Dios y en una profunda conexión con los que los aman. El no tener que correr con obligaciones ni horarios, los días largos sin corridas, los amaneceres y atardeceres, las siestas, los tiempos libres de actividad son una oportunidad para hacer esto.

Que el verano no nos pase con los chicos enchufados a tabletas, compus y pantallas de todo tipo. Sin duda a ellos les gustan y a nosotros nos es cómodo dejarlos ahí. Pero el verdadero ¨descanso¨ está en reconectarnos en amor con Dios y con otros. Si nos mostramos disponibles para ayudarlos a hacer esto, si estamos abiertos a pasar tiempo con ellos, escucharlos, jugar juntos, vivir aventuras afuera, etc., aprovechar para ver amigos y cultivar amistades, lograremos no solo sacarlos de lo tecnológico sino también aprender a disfrutar de un renovador descanso en contacto con las personas que los aman.

A aprovechar este tiempo al máximo! Pasa rápido!!

miércoles, 17 de octubre de 2012

Algunos libros para sugerir en castellano



Uno de los privilegios de aprender en casa es que los chicos tengan tiempo para leer. No solemos pedirles que escriban una revisión del libro, porque queremos que lean por el placer de leer. 
Sin embargo, pensando en que nos ha sido tan difícil conseguir buenos libros en castellano fuera de los Clásicos (Colección Robin Hood tapa amarilla, hoy colección Billiken, también disponibles en audio), es que les pedí que elijan algunos de sus libros favoritos y comenten porqué les gustaron.

Para ver los que propuso Cori ver acá.




Relacionándonos con nuestros hijos a través de la lectura.


Encuentro que relacionarnos en profundidad con nuestros hijos es una de las mejores maneras para enseñarles. Jesús se relacionó a diario con sus doce apóstoles para formarlos. La cotideaneidad, el compartir debilidades y fortalezas, el pasar tiempo juntos permite empapar a nuestros hijos de aquello que les queremos transmitir y a su vez nos permite ver cómo responden a lo que aprenden de nosotros y de otros.

Pero es importante ver que podemos pasar horas con otras personas, para nosotros nuestros hijos, y no tener una relación profunda, de intimidad. El objetivo es conectarnos de corazón a corazón y no de cerebro a cerebro. Y esto requiere de tiempo y detenimiento.

¿Cómo lograrlo? Una de las maneras en que lo hacemos en casa es leyendo juntos. Mis hijos chiquitos a veces están cansados, se ponen fastidiosos, o quejosos. ¿Qué obra mágicamente para cambiar su humor? Que yo detenga mi vida de corridas, los siente a upa, los abrace e invierta mi tiempo en leerles una historia, un cuento. A veces con mimos alcanza. Pero la lectura es como una llave a sus pensamientos y sentimientos. Les cuento una historia y escucho sus preguntas, sus comentarios, descubro lo que les hace reír o llorar. Leer nos permite detenernos y generar contacto físico y diálogos profundos.
Interesante notar como la tele y la compu por lo general son usados para sacarse los chicos de encima... En lugar de ponernos en contacto íntimo con ellos, muchas veces los usamos para darnos aire y mantenerlos entretenidos, pero solos y sin pensar nada...

¿Cómo lograr que nuestros hijos piensen y evalúen las cosas de la vida? Leyendo juntos. En la escuela por lo general quieren que los chicos aprendan a comprender lo que leen, lectura comprensiva le llaman. Es importante que entiendan lo que leen pero no debemos detenernos acá. Debemos permitir que lo que leemos sea un disparador para pensar juntos, para ver la realidad y cómo nos impacta, para tomar ejemplos buenos y malos, para inspirarnos a mejorar, para alejarnos del mal, para sensibilizarnos con otras realidades y culturas y para tanto más!!!


Por supuesto hay muchos caminos más. No debemos desaprovechar la infinidad de oportunidades que se nos presentan en el día para conectarnos corazón a corazón con nuestros hijos. El aprendizaje sin duda está ligado a lo afectivo. Y un tiempo de lectura en familia genera justamente eso. No hay una edad para terminar la lectura en voz alta. ¡Mi padre nos solía leer en la cama en días de fiaca hasta que me casé! No es solo lo que leemos. Mis hijos más grandes sin duda pueden leer solos. Pero el tiempo de lectura compartida es un tiempo de conectarnos, de compartir ideas, de conocernos mejor, muchas veces de reirnos juntos, otras de llorar juntos, otras sorprendernos y otras animarnos unos a otros y otras... ¡Tanto más!

¡Sobra decir que el amor por la lectura es contagioso para todo niño en este contexto!


martes, 16 de octubre de 2012

El placer de aprender viajando

Una de las ventajas de aprender en casa es que tenemos la libertad como familia de viajar cuando queremos y aprovechar hacerlo en temporada baja cuando es más económico y hay menos gente.
Es así que este año hicimos un viaje para conocer las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones.

Fue una experiencia inolvidable. Aprendimos muchísimo y potenciamos el aprendizaje haciendo uso del teléfono con conexión a internet. A medida que viajamos surgieron preguntas y cosas por saber. Muchos guías y personas locales nos enseñaron un montón, pero el acceso a internet nos permitió leer y aprender tanto mientras viajábamos! Un cambio de paradigma sin duda. La información a tan solo un click en cualquier lugar en donde nos encontremos!

De chica escribí diarios de viaje desde una temprana edad. Eso me permitió recordar las experiencias vividas durante mi infancia. Es así que les propuse a los chicos hacer esto en familia. Cada tarde, antes de cenar o de ir a dormir, tomábamos hojas y papeles. Pegábamos recortes de folletos, contábamos las experiencias vividas y cada uno de los chicos escribía sobre lo aprendido durante el día. Así, nos trajimos no solo fotos de recuerdo sino impresiones de lo aprendido y vivido.


Le pedimos a Dios la posibilidad de ser intencionales en ahorrar para invertir en viajes. Ahorramos a la hora de no pagar cuotas, uniformes, etc. Invertimos al viajar. Incluso hay mucho por aprender localmente, con un presupuesto mínimo. Unos amigos definen sus vacaciones locales en inglés como ¨staycation¨. Me quedo de vacaciones. Así también podemos aprovechar museos, bibliotecas, exposiciones de arte y música, reservas naturales, paseos históricos, teatros, etc. Y por otro lado generamos recuerdos inolvidables de nuestra vida en familia y con amigos. Realmente una de las cosas que me encanta de aprender y enseñar en casa.

Rindiendo libre

Varias personas nos han preguntado acerca de la legalidad o no de la educación en el hogar en Argentina. Las leyes de educación, tanto Nacional como de la Provincia de Buenos Aires, son un tanto gris en cuanto al tema, ya que suelen dar por equivalentes la educación con la escolarización. Pero nunca se prohíbe la educación en el hogar. Es más, la Constitución Nacional y la declaración de los Derechos del Niño la defienden. Y el reglamento de escuelas de la Provincia habilita para la toma de exámenes libres.

Dicho esto, cuando nuestra hija mayor estaba en 2do grado, aprendió enteramente en su casa. Fuimos llamados por el colegio privado al que solía ir diciendo que la Inspectora de Escuelas Privadas se había enterado que no estaba anotada en ningún colegio y figuraba como ¨desertora¨ del sistema escolar. Siendo éste un término muy fuerte, nos dirigimos a la Sede de Inspectores y les contamos lo que estábamos haciendo. Corría el mes de octubre. Allí nos dijeron que educar en casa no era posible y que la educación debía ser si o si dentro del marco de la escuela. Explicamos nuestra postura pero nos reiteraron que no era posible.

En el mes de noviembre nos dirigimos a la Secretaría de Escuelas, donde se anotan los alumnos del secundario que por alguna razón deben dar libre, y seguimos las instrucciones que les daban a ellos. Nos  pidieron mandar una nota explicando las razones por las que solicitabamos fecha de exámen, una foto, el último boletín o constancia de alguna escuela, fotocopia del DNI y llenar una planilla que ellos tenían ahí. Dejamos una carpeta con todo lo solicitado. Al hacerlo nos dijeron que los niños de primaria no podían rendir libre. Les reiteramos que la solicitud la dejaríamos igual porque a nuestro entender ellos estaban en la obligación de darnos la fecha de exámen. Dejamos la carpeta y nos dieron una constancia firmada con fecha y sello de que la habíamos entregado junto con un número de expediente.



Esa carpeta viajó hasta llegar a la Jefa de Distrito, quien dió la autorización para el exámen. Nos llamaron de la Sede de Inspectores (después de haber llamado varias veces nosotros para ver como venía todo) y nos dieron una cita con la Directora de la Escuela nro. 14 donde rendirían el exámen. En dicha cita, labraron un acta donde constaba el temario acerca del cual sería examinada 15 días más tarde.

El exámen fue en un aula, le tomaron dos docentes y la directora un exámen escrito de lengua y matemática y un oral de Ciencias Sociales y Naturales.

Gracias a Dios le fue muy bien. Al año siguiente repetimos la modalidad. Ya nos conocían, con lo cual el proceso fue más fácil. El año pasado inscribí tanto a Corina para rendir cuarto grado como a Santiago para que rindiera primero. A Corina ya le tomaron 5 exámenes por escrito de lengua, matemática, ciencias sociales, ciencias naturales e inglés. Los rindió todos en una mañana. Fue agotador y sus notas fueron decayendo a medida que transcurría la mañana, más producto del cansancio que de otra cosa. A pesar de esto le fue muy bien a los dos. La directora sugirió hacerlo en al menos dos días separados este año.

Al terminar los exámenes, me dieron una fotocopia firmada de los mismos y un certificado de que había aprobado el año escolar.
Este año, como todos los anteriores, fuimos citados por la Inspectora de Escuelas quien nos invitó a reincorporar a nuestros hijos al sistema escolar. Como todos los años, agradecimos la propuesta y reafirmamos nuestra decisión de continuar educándolos en casa. En noviembre solicitaremos fecha de exámen una vez más. Nos dijeron que había cambiado la Jefa de Distrito. Confiamos en que nos reiteraran la posibildad de examinar a los chicos este año.

Animamos a todos aquellos que quieran solicitar exámen libre a que lo hagan, si bien no creo que sea necesario durante los primeros años de la Primaria. Tranquilamente los podemos presentar a rendir cuando son más grandes. Cualquier duda, no dejen de contactarme.